SISTEMICCA - Instituto de Psicoterapia Cantabria

NOTICIAS

RSS - Noticias Sistemicca
Vacuna contra la adicción a la cocaína01 de Octubre de 2008
resumen En el primero semestre del año 2009 dará comienzo el trabajo de investigación de la vacuna contra la cocaína, cuyos resultados se espera se puedan conocer en el segundo semestre del mismo año. Se trata de un ensayo multicéntrico, con el que se pretende conocer la eficacia de la vacuna y cuyo centro de referencia es el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

Con esta vacuna se inyecta una molécula que elimina los efectos producidos por la droga, por lo que el paciente, al no sentir los efectos de euforia, abandonará la adicción.

Para ello se trabajará con 150 pacientes con dependencia a la cocaína de entre 25 y 45 años de edad, de los cuales, los 20 primeros en probarlo, serán del hospital valenciano de la Ribera.



José Mª Fuentes-Pila, director de Sistemicca, opina sobre la noticia:

Considero que la “vacuna” para el trastorno de dependencia a cocaína debe ser considerada como una herramienta potencial más a las ya existentes en el arsenal terapéutico, sin olvidar las diferencias tan significativas existentes  en la demanda asistencial por esta causa.
La conceptualización de vacuna terminológicamente es errónea, puesto que la vacunación tiene como objetivo la prevención de la aparición de una patología.
El fundamento es adecuado desde el punto de vista del tratamiento, siempre y cuando exista una percepción de conflicto con la droga por parte del usuario.
Será necesario saber la relación existente entre la eficacia de la vacuna y los diferentes niveles de compulsión en los usuarios, pues las cantidades de cocaína consumidas determinarán también el número de moléculas circulantes en sangre. La vía de administración de la cocaína también podría ser un factor limitante sobre el efecto de la vacuna, pues no es lo mismo esnifar cocaína, mascarla, inyectarla o fumarla.

El fundamento básico del medicamento en estudio.

Entre otras características, todas las sustancias psicoactivas, entre las que se encuentra la cocaína, deben tener un peso molecular bajo. Es decir, su tamaño debe ser lo suficientemente pequeño como para atravesar la barrera hematoencefálica, una especie de “malla de protección natural” que impide que todo lo que se administre al organismo llegue al cerebro. La vacuna tiene como misión “pegar” a las moléculas de cocaína una molécula de alto peso molecular que confiere un elevado tamaño al binomio, impidiendo su paso a través de la BHE. Esto debe suponer la limitación del efecto de la cocaína o la anulación del mismo.
Sin embargo, considero prematuro pensar ensar en que sea la terapia del futuro.
¿Cuántas moléculas de cocaína puede interceptar la vacuna? ¿Todas? De no ser así, estaríamos ante una situación en la que el usuario podría “sentir” el efecto cerebral de una parte, generando un incremento del deseo. Por otra parte, deberá tenerse presente la posibilidad de otros efectos de la cocaína que no se relacionan con el central (sobre el cerebro).
La psicoterapia deberá tener un papel fundamental en el trastorno por dependencia a cocaína, pues son muchas las variables que afectan a la buena evolución de la abstinencia como proceso evolutivo.

© 2008 SISTEMICCA Instituto Cántabro de Psicoterapia. Todos los derechos reservados.